procesando informacion

En muchas sociedades, la segregación social es un hecho común. Esto se puede ver en diferentes aspectos de la vida, incluido el lugar de trabajo, la educación e incluso en los deportes. La segregación social en los deportes a menudo toma la forma de segregación de género, con hombres y mujeres compitiendo en eventos separados. Este tipo de segregación también se puede ver entre diferentes clases sociales, con atletas de entornos de bajos ingresos a menudo relegados a competencias de menor nivel.

Si bien la segregación social en los deportes puede parecer injusta, a menudo es necesaria para garantizar que los atletas puedan competir en igualdad de condiciones. la competencia segregada puede ayudar a garantizar que los atletas de todos los niveles tengan la oportunidad de mostrar sus talentos y habilidades. En algunos casos, incluso puede ser necesario para evitar que se produzcan lesiones.

A pesar de los beneficios que puede brindar la segregación social en los deportes, es importante recordar que todos los atletas deben tener las mismas oportunidades para competir. Es importante asegurarse de que nadie sea discriminado por su origen o clase social. Todos los atletas deben tener la misma oportunidad de triunfar, independientemente de sus circunstancias.

En la película de Netflix “Armador”, el personaje principal se destaca en el baloncesto en su escuela, pero el joven negro tiene dificultades para dedicarse a su talento, debido a la falta de las condiciones económicas de su familia y la escuela no ofrece este apoyo. Este escenario no tiene lugar sólo en la ficción, la realidad moderna tiene varias segregaciones sociales, como clase y género, que se pueden superar a través de la práctica del deporte, cuando se fomenta en la vida cotidiana de las personas.

En primer lugar, el rendimiento individual en un partido no depende de la clase social en la que se juegue que el practicante creció, es decir, cuando fue conducido a las mismas oportunidades para entrenamiento, el recinto deportivo ignora las diferencias en el estatus de los jugadores. Delante de eso, es posible que en escenarios como Brasil, donde hay numerosas segregaciones sociales, las personas pueden competir equitativamente por el mismo puesto utilizando el principio de equivalencia y honestidad que propone el espíritu deportivo. En este contexto, se produce Florianópolis el proyecto Guga Kuerten, que prepara a niños de escasos recursos para ser jugadores de tenis competir ampliamente en los juegos nacionales, ayudando a lanzar estos jóvenes al mundo profesional. Entonces, con el incentivo correcto, es posible poner en el mismo nivel de oportunidades para las diferentes clases sociales, contribuyendo a superar la segregación.

Además, el entorno deportivo no solo ayuda a superar las desigualdades sociales, sino que también

género. Cuando las mujeres tienen su propio espacio para entrenar, mejorar, competir y tener visualidad, es posible que gane el debido protagonismo, deconstruyendo la posición discrepante entre géneros. Una ilustración de este cambio, fue la primera participación femenina en los Juegos Olímpicos de finales del siglo XIX, lo que permitió la misma hora de inicio y premios entre juegos femeninos y masculinos. A partir de entonces, aunque la mujer todavía está en pleno proceso de ascensión social, el deporte logra aumentar su alcance, por proporcione el espacio adecuado para su práctica.

Aparece, por tanto, la necesidad de ampliar la práctica del deporte, especialmente en el

Brasil, para que haya una disminución de los grupos discriminados. Por lo tanto, corresponde al Ministerio de

Educación aumentar las inversiones en educación deportiva, no sólo a través de una mayor carga de trabajo obligatoria, así como la imposición de la enseñanza de los valores deportivos y la provisión de becas financieras a los estudiantes para ayudar en la práctica. De modo que, a partir de este manera, crear oportunidades para que las minorías crezcan socialmente, y así Brasil será más democrático e igualitario.

Write A Comment