procesando informacion

México denunciará internacionalmente a la empresa minera estadounidense Vulcan Materials y a una filial que opera en la Riviera Maya local, a la que el país acusa de causar una “catástrofe ecológica” en esa región turística, anunció el 14 de junio el presidente Andrés Manuel López Obrador.

The Mexican government is preparing to file an international legal case against a U.S. mining company over an environmental disaster that occurred in the country last year.

The case would be the first of its kind filed by Mexico against a foreign company under the newly enacted International Responsibility for Transboundary Harm Act, which went into effect in January 2020.

The law allows the Mexican government to hold companies accountable for environmental damage caused by their operations in other countries.

The specific details of the case have not been made public, but it is believed to involve the Goldcorp mine in Cerro de San Pedro, Mexico, which was operated by U.S.-based Newmont Mining Corporation until 2018.

“Vamos a presentar una denuncia internacional, han afectado a cenotes [pozos subterráneos de agua dulce], ríos submarinos con o sin permisos”, dijo el presidente izquierdista durante su habitual rueda de prensa matutina.

Sin precisar ante qué instancia llevará el caso, López Obrador acusó a Vulcan y a su filial Calica de provocar una “catástrofe ecológica” al extraer piedra caliza cerca de la costa del Caribe “para construir carreteras en Estados Unidos”.
A principios de mayo, el gobierno mexicano cerró las operaciones de Calica en Playa del Carmen, en la Riviera Maya, una de las joyas turísticas del país. En su momento, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales denunció “probables daños graves y deterioro de los ecosistemas”.
La suspensión se produjo después de que López Obrador anunciara una demanda contra la empresa y en medio de acusaciones contra el gobierno por el daño ecológico que estaría causando en la región la construcción de un ferrocarril turístico, el Tren Maya, una de sus obras emblemáticas.
El desarrollo del tramo que atraviesa la región ha sido suspendido por orden judicial. Vulcan consideró el cierre “ilegal” y aseguró que “tiene las licencias necesarias para operar”.
El problema no es nuevo…
 
Desde 1986, la empresa explota su “mayor cantera” cerca de Playa del Carmen, de donde obtiene la materia prima para producir áridos para hormigón y asfalto, bases, rocas y polvo de piedra, según datos de la propia empresa.
La empresa con sede en Estados Unidos -que presentó una demanda de arbitraje internacional contra México en 2018- se vio envuelta en una disputa de alto perfil con AMLO cuando la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat) ordenó en mayo una suspensión temporal de las operaciones debido a preocupaciones ambientales.
“Se ha tomado la decisión de cancelar por completo las obras y como ella [Vulcano] ha recurrido a tribunales internacionales, nosotros recurriremos a la ONU y a tribunales internacionales”, dijo AMLO en conferencia de prensa.
“No hemos descartado la posibilidad de un acuerdo [con la empresa], pero mientras estemos en el gobierno, y cumpliendo la ley, no permitiremos la extracción de material de construcción por parte de Calica [la filial de Vulcan]”, añadió el presidente, acusando a la empresa de provocar un desastre medioambiental.
Vulcan dijo el mes pasado que ha extraído legalmente piedra caliza en México durante más de 30 años y que planea seguir todas las vías legales disponibles para continuar con sus operaciones.
La compañía espera una decisión en la segunda mitad del año sobre la acción de arbitraje Nafta 2018 relacionada con el repudio de un acuerdo para desbloquear una parte de sus reservas de áridos y el cierre de parte de sus operaciones de cantera.
Publicidade
Publicidade

Write A Comment