procesando informacion
Europa se enfrenta desde hace una semana a una ola de calor extremo que está causando estragos.
Las altas temperaturas de la última semana, con los termómetros rondando los 40ºC, han provocado ya cerca de 600 muertes, en su mayoría de personas mayores, según las autoridades. Países como Francia, España y Portugal siguen luchando contra los incendios forestales que han obligado a miles de personas a abandonar sus hogares.
Se prevé que la ola de calor se prolongue más allá de este fin de semana. Según los meteorólogos, los próximos días pueden registrar nuevos récords de temperatura. Vea a continuación la situación en diferentes países.

Francia
 
En el suroeste del país, al menos mil bomberos siguen movilizados para contener los incendios forestales que han devastado más de 10,5 mil hectáreas desde el martes (12) en la región de la Gironda. Hasta ahora no hay registros de víctimas de los incendios.
En total, más de 14.000 personas, entre residentes y turistas, han sido evacuadas de sus casas y campamentos en la región. Según RFI, se han abierto siete centros de alojamiento de emergencia y una célula de emergencia médico-psicológica para apoyar a las víctimas.
El sábado (16), el presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo que la primavera ha sido muy seca y que este año ya representa tres veces más superficie forestal quemada en comparación con 2020.
Los servicios meteorológicos prevén que las temperaturas superen los 40ºC en muchas ciudades del interior de Francia en los próximos días. En París, esto debería ocurrir el lunes y el martes. En la última alerta meteorológica, 38 de los 96 departamentos del país fueron catalogados en alerta “naranja”.
España
 
En el país, la ola de calor, que ya dura casi una semana, ha causado al menos 360 muertes, según datos de las autoridades españolas recogidos por la Deutsche Welle.
Las altas temperaturas, que han alcanzado los 45,7ºC, también han provocado importantes incendios forestales. El domingo (17), alrededor de 20 de ellos permanecen fuera de control en diferentes partes del país, según RFI.
Además del calor, la falta de lluvias está reduciendo los niveles de los embalses en el país. La semana pasada, los embalses tenían sólo el 44% de su capacidad total, por debajo de la media del 66% para este periodo en la última década.
Portugal
 
Según el Ministerio de Sanidad portugués, entre el 7 y el 13 de julio murieron 238 personas -la mayoría ancianos- a causa de la ola de calor.
La semana pasada, casi todos los distritos del país estaban bajo alerta roja, la más grave emitida por el Instituto Portugués del Mar y la Atmósfera (IPMA). La ciudad de Lousã, en el centro de Portugal, alcanzó el miércoles (13) un récord de 46,3°C.
En el norte del país, un piloto murió después de que un avión que ayudaba a combatir las llamas se estrellara en la región de Foz Côa, cerca de la frontera española.
Según el último informe conocido de la protección civil portuguesa, los incendios de la semana pasada dejaron dos muertos y unos sesenta heridos. Desde el comienzo de esta última ola de calor, se han quemado entre 12.000 y 15.000 hectáreas de bosque.

Write A Comment