procesando informacion

El histórico narcotraficante mexicano Rafael Caro Quintero, uno de los diez más buscados por Estados Unidos, acusado de la muerte del agente de la DEA Enrique “Kiki” Camarena en 1985, fue capturado en México – informó el viernes (15) la Marina mexicana.Presidente dos EUA, Joe Biden, em evento no estado do Iowa em 12 de abril de 2022 — Foto: Al Drago/Reuters

Caro Quintero, de 69 años, uno de los líderes del extinto cártel de Guadalajara, fue detenido por infantes de marina en el municipio de Choix, estado de Sinaloa, indicó la corporación, que agregó que el jefe fue detenido con fines de extradición.
Tras su captura, Caro Quintero fue trasladado al Penal del Altiplano, para luego enfrentar una audiencia judicial.
La recompensa por el narcotraficante alcanza los 20 millones de dólares, la más alta jamás ofrecida por la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA) por un criminal mexicano. Incluso supera las cantidades ofrecidas por capos en activo, como Nemesio Oseguera, “El Mencho”, líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación, que actualmente asciende a 10 millones de dólares.
La DEA dijo que su equipo basado en México colaboró con la Marina para detener a Caro Quintero.
“Nuestro increíble equipo en México trabajó estrechamente con las autoridades mexicanas para capturar y detener a Rafael Caro Quintero”, dijo la directora de la DEA, Anne Milgram, en un comunicado, y añadió que “la detención es el resultado de sangre, sudor y lágrimas”.
La embajada niega estar implicada en la operación
 
Sin embargo, el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, negó que personal de su país participara en la operación de detención de Quintero.
“Personal de Estados Unidos no participó en la operación táctica que dio lugar a la detención de Caro Quintero (…) El decomiso fue realizado exclusivamente por el gobierno mexicano”, dijo.
El capo había sido capturado en 1985 por ordenar el asesinato de Camarena, y condenado a 40 años de prisión, que cumplía en México. Finalmente fue liberado en agosto de 2013 por un tecnicismo legal.
Tras su liberación, el gobierno estadounidense reclamó su captura con fines de extradición, acusado de secuestro y asesinato de un agente federal, delitos violentos, posesión y distribución de cocaína y marihuana, entre otros.
El viernes, el Departamento de Justicia de Estados Unidos celebró la detención y dijo que solicitaría “su extradición inmediata”.
“El arresto de hoy es el resultado del trabajo de la DEA y sus socios mexicanos para llevar a Caro Quintero ante la justicia por sus crímenes”, dijo el Departamento en un comunicado.
“Solicitaremos su inmediata extradición para que pueda ser juzgado por estos delitos en el mismo sistema de justicia que el agente Camarena murió defendiendo”, añadió.
El viernes por la tarde, 14 personas murieron después de que un helicóptero de la Marina se estrellara en Los Mochis, Sinaloa, casi al mismo tiempo que se informó de la detención del narcotraficante.
La Armada subrayó en un comunicado que el avión se estrelló mientras realizaba actividades operativas, aunque no especificó cuáles. Y añadió que hasta ese momento el accidente no estaba relacionado con su captura.
Sin embargo, por la noche, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en Twitter que la aeronave llevaba personal que había cumplido “la misión de apoyar a quienes ejecutaron la orden de aprehensión contra Caro Quintero”.

Write A Comment